El Vaticano aplica una pena leve a El Cuervo

"No me siento un ladrón", ha insistido Gabriele en la última sesión del juicio

Pablo Ordaz | El País

Roma, 6 de octubre de 2012.- La lectura de la sentencia duró dos minutos, pero antes de escuchar que había sido condenado a un año y medio de reclusión por robar los documentos privados de Joseph Ratzinger, tanto Paolo Gabriele como todos los presentes puestos en pie volvieron a ser plenamente conscientes de que aquel no era un juicio cualquiera, un simple proceso terrenal en el que un hombre es juzgado por otro según las leyes vigentes. Allí, según la invocación del juez vaticano Giuseppe Dalla Torre, había otros altos poderes en danza:

Leer más...

Wednesday the 13th. Affiliate Network Reviews. Agencia JM