Trump enfrenta su primera gran batalla legal

Creado en Lunes, 06 Febrero 2017

Donald Trump declara que toda encuesta negativa sobre él es “noticia fabricada”, y continuó con acusaciones de que los medios ocultan noticias sobre atentados “terroristas”, aseguró que él es el jefe en la Casa Blanca mientras que su gobierno enfrenta su primera gran batalla legal

Un joven escala el muro fronterizo en Tijuana, este lunes ante el endurecimiento del gobierno de Donald Trump. Foto Xinhua

 

David Brooks, corresponsal | La Jornada

Lunes 6 de febrero de 2017

Nueva York. El día empezó con, para variar, un tuit del presidente Donald Trump declarando que toda encuesta negativa sobre él es “noticia fabricada”, continuó con acusaciones de que los medios ocultan noticias sobre atentados “terroristas”, aseguró que él es el jefe en la Casa Blanca mientras que su gobierno enfrenta su primera gran batalla legal.

 

Ante la noticia de que la opinión pública no está a favor de sus órdenes ejecutivas sobre migración y refugiados, Trump tuiteó a las 7 de la mañana: “cualquier encuesta negativa son noticias fabricadas, igual que las encuestas de CNN, ABC, NBC en la elección. Perdón, la gente desea seguridad fronteriza y verificación extrema”.

Poco después, Trump, en su visita al Comando Central de Estados Unidos en la base aérea MacDill en Tampa, Florida, declaró ante oficiales militares que “terroristas islámicos radicales” están dedicados a realizar atentados tanto en este país como en Europa y que “en muchos casos la prensa muy, muy deshonesta no desea reportarlos. Tienen sus razones, y ustedes entienden eso”.

Preguntado por reporteros poco después de identificar los atentados o actividades “terroristas” no reportados, Sean Spicer, el vocero de la Casa Blanca, prometió que “les entregaremos una lista más tarde”.

Mientras tanto, después de platicar con comandantes estadunidenses y representantes de “la coalición”, y a pesar de repetir anteriormente que la OTAN es obsoleta, hoy el presidente declaró que “apoyamos firmemente a la OTAN”, y que sólo pide que sus integrantes contribuyan con más fondos a la alianza.

Esta mañana a las 7:07, Trump tuiteó: “Yo tomo mis propias decisiones, en gran medida basadas en una acumulación de datos, y todos los saben. Algunos medios de NOTICIAS FABRICADAS, para marginalizar, ¡mienten!”, aparentemente molesto porque durante los últimos días varios medios han sugerido que otros, sobre todo el estratega Steve Bannon, son los que están tomando las decisiones en la Casa Blanca. Spicer aseguró más tarde que “cuando se trata de decisiones y políticas, es el presidente quien está a la cabeza. El presidente nos dice cómo implementarlo”.

Trump continuó atacando a algunos medios por nombre, declarando hoy que el New York Times está escribiendo “ficción total” sobre él. Una amplia nota del Times sobre la Casa Blanca publicada el domingo reporta del desorden interno y esfuerzos para imponer mayor control y eficiencia, pero también otros detalles como que a veces dejaba de trabajar a las 6:30 de la tarde para ir a ver televisión a solas en su bata y ofrece dar giras por la Casa Blanca y pedir que le dieran más aviso antes de emitir órdenes ejecutivas.

Trump regresó hoy a la Casa Blanca después de pasar el fin de semana en Mar-a-Lago, su residencia en Florida.

Esta tarde su Departamento de Justicia presentó una posición por escrito ante un tribunal federal de apelaciones justificando la prohibición a viajes y refugiados procedentes de siete países musulmanes en lo que es la segunda etapa de la mayor disputa legal que ha enfrentado su nuevo gobierno. El ejecutivo argumenta que la prohibición es “un ejercicio legal” de la autoridad presidencial sobre el ingreso de extranjeros y que el fallo temporal emitido por el juez federal James Robart suspendiendo la prohibición el viernes pasado es demasiado amplio y debería de ser anulado. La Corte de Apelaciones citó a las partes a presentar argumentos orales (por teléfono) este martes. Es posible que la disputa alcance la Suprema Corte.

La disputa legal es el primer gran desafío formal contra las primeras acciones de Trump. La primera derrota temporal a causa del fallo de Robart -un juez conservador nombrado por George W. Bush- provocó un tuit del presidente el sábado pasado declarando que ese fallo de “un disque juez” era “ridículo”. Eso llevó al país al precipicio de una crisis constitucional, ya que el presidente estaba a un milímetro de desacatar el poder judicial, alertaron expertos y abogados.

Pero la oposición contra la orden sólo se ha ampliado y expresado no solo en las calles con protestas sin precedente por la comunidad musulmana y una amplia gama de aliados desde inmigrantes latinoamericanos a organizaciones y comunidades judías, sino también en las altas esferas del poder político y empresarial.

Hoy los procuradores generales de 15 estados y del distrito federal de Washington registraron formalmente su apoyo a su contraparte del estado de Washington al solicitar que la Corte de Apelaciones apoye el fallo inicial anulando la orden ejecutiva.

Un grupo de ex altos funcionarios de seguridad nacional incluyendo a dos ex jefes de la CIA, junto con los ex secretarios de Estado John Kerry y Madeleine Albright están solicitando que los tribunales continúen bloqueando la orden ejecutiva, argumentando que desde el 11 de septiembre de 2001 no se ha registrado un sólo atentado terrorista en este país por personas provenientes de los siete países musulmanes en la orden.

A la vez, decenas de empresas del sector de alta tecnología, incluyendo los titanes de la industria como Google, Apple, Facebook, Microsoft, Twitter, Netflix y Uber, también registraron su apoyo formal del fallo anulando la orden ejecutiva de Trump ante la Corte de Apelaciones, argumentando que las medidas de Trump afectan a sus trabajadores y sus negocios.

Trump insistió, en su discurso ante militares esta mañana, en que sus medidas son necesarias para asegurar que sólo aquellos que “nos aman y desean amar nuestro país… sean permitidos ingresar, no la agente que desea destruirnos y destruir nuestro país”. En un tuit el domingo que alarmó a muchos, indicó que “simplemente no puedo creer que un juez pondría a nuestro país en tal peligro. Si algo sucede cúlpenlo a él y el sistema judicial”.

Ese tipo de afirmaciones ha llevado a que una amplia gama de expertos, abogados y legisladores expresen alarma ante un ataque tan directo y hasta personal contra el poder judicial. El equipo de Trump -incluyendo su vicepresidente Mike Pence- argumenta que tienen todo el derecho de criticar a las otras dos ramas del gobierno. Pero otros opinaron que era peligroso.

 

“Tenemos a un presidente que, temo yo, nos está moviendo en una dirección muy autoritaria, un presidente que aparentemente tiene desprecio por toda la rama judicial”, comentó el senador y ex candidato presidencial Bernie Sanders.

Monday the 21st. Affiliate Network Reviews. Agencia JM